EBRO  E60

 SERIE”E”
La nueva serie E constaba de los siguientes modelos: E-35, E-60, E-70, E-90, E-95. E-110, Y E-125, con sus correspondientes tipos y variantes, dependiendo del tipo de cabina y de la longitud del chasis. Por ejemplo: E-90-1 indicaba que la distancia entre ejes era de 3.300mm y el E-90-2 de 3.850mm.

En los modelos E-35 y E-60 existían diversas longitudes y pesos. También se fabricaban furgones en 4 modelos diferentes (E-60-1, E-60-2, E-60-3 y E-60F). El modelo E-35 estaba propulsado por el motor Diesel Perkins 4-203 de 71cv con una cilindrada de 3.300cc, mientras que el modelo E-60 incorporaba un motor más potente de 89cv y una cilindrada de 3.860cc. En ambos casos se podía montar tanto el motor Ebro como el Perkins, que daba más caballos de potencia. Finalmente estos últimos fueron los únicos que se montaron. El ruido característico de Ebro cambio así en estos modelos de pequeño tamaño.
Las cabinas en la serie E tenían 3 plazas, aunque en toda esta serie y bajo pedido se podía montar también una doble cabina para 7 plazas, que resultaba ideal para el transporte de cuadrillas de trabajadores para obras, mantenimiento etc.
Las bombas inyectoras ya no eran lineales sino rotativas, mejoraban el rendimiento a la vez que eran más silenciosas. Otra mejora que podemos apreciar en estos vehículos era el alternador, que pasaba a ser trifásico, auto-ventilado y rectificado por semi-conductores con regulador electrónico.
Tanto en la E-35 como en la E-60 la calefacción seguía siendo opcional.
El E-35 de serie estaba equipado con una caja de 4 velocidades, aunque también podían elegirse la caja de cambios modelo 285V, que también se montaba en el E-60, y la 280VO (para uso exclusivo en los E-35P) de 5 marchas y con un desarrollo final uno más largo que otro, totalmente sincronizadas, pero no se podían montar con el eje trasero de 2 velocidades.
Otra de las mejoras fue en el ventilador, que llevaba 6 palas con un diámetro de 420mm y permitía una mejora en la refrigeración del motor.
La capacidad del depósito de carburante era de 75 litros en ambos modelos. Los frenos seguían siendo hidráulicos para los dos, aunque en el E-60 montaba servo freno de serie mientras que en el E-35 era opcional.
El embrague era monodisco seco, con 6 resortes anti vibraciones y accionamiento hidráulico.
La dirección seguía siendo mecánica e incluía un volante de 480mm de diámetro para poder sujetarlo bien y hacer fuerza a la hora de maniobrar. En realidad era bastante grande si lo comparamos con los que llevamos hoy en día.
El modelo E-35 tenía un P.M.A de 3.500kg y el E-60 de hasta 6.000kg. Eran camiones que básicamente se utilizaban para cortos recorridos. Dieron, en general, buenos resultados y a esto sumaban un fácil mantenimiento.